La tortuga (Cuento para trabajar autocontrol)

¡Hola, Buen Día! Hoy les comparto un video-cuento para trabajar el autocontrol

El método parte de la analogía entre el niños y la pequeña tortuga: ambos tienen tendencia a enfadarse rápidamente y responder rompiendo cosas, aunque, una vez ha terminado todo, se siente triste y mal. Una vez el ‘peque’ es capaz de identificar o incluso adelantar estas emociones, debe fomentarse que su reacción sea la misma que la de la tortuga para intentar controlar que la situación vaya a más: sentarse y pegar la cabeza los brazos al cuerpo, lo mismo que haría ella con su caparazón, y adoptar una posición que favorezca la relajación muscular, y que a su vez permita al niño liberar tensión y allanar el camino para que la frustración y el enfado desaparezcan. Cuanto más relajado esté, más difícil será tener unos comportamientos disruptivos.

Dentro del caparazón, la tortuga y el ‘peque’ tienen tiempo para relajarse hasta que se les pase el enfado. Estos paralelismos ayudan al pequeño a entender mejor su comportamiento y poder identificarlo: enseñar a los niños a ‘esconderse en su caparazón’ durante unos minutos les da tiempo a procesar esas emociones, controlarlas mejor, y sobre todo buscar soluciones a las situaciones que les han hecho reaccionar de una manera impulsiva.

Info extraída de: HolaMX

Lic. Maria Jose Duron Ortiz
Psicóloga Infantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *