¿Por qué mi hijo es tan agresivo?

El coraje es una emoción natural en todo ser humano. El problema es la duración y la forma de expresar dicho coraje.

El niño siente coraje, cuando:
-Le quitan algo importante para él.
-Se frustra, porque no obtiene lo que desea.
-Se siente atacado o lastimado, física o emocionalmente.
-Lo obligan a actuar en contra de sus deseos. ¿Qué hacer?

En primer lugar, recuerda que tus hijos imitan tu conducta.
-Si te enojas con facilidad, gritas y/o actúas bruscamente, les estás enseñando que es válido enojarse.
-Si niegas que estás enojado, pero tu conducta es agresiva (tu tono de voz, palabras, gestos, etc.), les enseñas a negar lo que sienten.

Ayuda a tu hijo a reconocer sus emociones y a darles un nombre.
Un niño que grita o agrede, puede estar enojado, asustado o deprimido.

Una vez que pueda expresar lo que siente, dile que entiendes lo que le pasa, porque tú también te sientes mal con todo lo que está sucediendo.

Explícale que tiene derecho a estar enojado, pero que no tiene derecho a portarse mal, desquitarse o lastimar a los demás.
Que sus gritos, berrinches o malas conductas, no cambian la situación.

Trata de averiguar que es lo que piensa o de que tiene miedo.
Pregúntale, no des por hecho, que ya lo sabes.

Tu puedes ayudar a tu hijo a conocer sus emociones y gestionarlas de manera adecuada, puedes iniciar gestionando las tuyas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *